suiza.org.es  
 
 
 
 
 
Madonna del Sasso in Locarno  
 
Tres castillos, las murallas y el muro defensivo de la ciudad-mercado de Bellinzone, son los bien conservados restos de una fortaleza que custodiaba uno de los principales pasos en los Alpes. Las primeras construcciones datan de alrededor del siglo X, aunque durante el resto de la Edad Media, tanto las fortificaciones como la ciudad fueron ampliadas. Los tres castillos (Castelgrande, Montebello y Sasso Corbaro), dos tercios de las murallas con sus torres, y un muro defensiva (La Murata) han sido designados Patrimonio de la Humanidad.
Ginebra...
 

Descansando a orillas del Lac Leman, Ginebra es la cosmopolita y agraciada alma del territorio de habla francesa de Suiza, una encrucijada de alto perfil, riquezas, influencia, y culturas de todo el mundo.

Esta joya magníficamente encadenada en torno a las brillantes costas del lago alpino más grande de Europa es, de hecho, la segunda ciudad más grande de Suiza.

Situada en el valle del Ródano, en la esquina sudoeste del Lago de Ginebra - entre el Jura y los Alpes - es la capital del cantón homónimo, el segundo más pequeño de la Confederación Suiza.

Su vibrante y burgués "encanto discreto" puede ser sutil, pero se siente rápidamente entre visitantes y residentes por igual. Desde el puente Mont-Blanc, cuando el ordenado horizonte de edificios de piedra se refleja en el lago, el encanto es visible para todos. Sin duda, esta es una ciudad próspera y atractiva.

Además, el mundo entero está aquí: las Naciones Unidas, la Cruz Roja Internacional y la Organización Mundial de la Salud, solo por nombrar algunas de las más de 200 organizaciones gubernamentales y no gubernamentales internacionales con sede en la ciudad.

Pero Ginebra también está llena de museos y, en menor medida, lugares de interés histórico. Luego de un agotador día de tiendas y paseos, también puedes ir a uno de los muchos parques y disfrutar de los regalos de la naturaleza.

La mayor parte del tiempo durante el verano puedes ver un concierto gratuito en uno de los teatros, o simplemente prepararte para la vida nocturna, repleta de excelentes restaurantes, tiendas exclusivas, actividades culturales y lugares de moda.

Para alojarnos elegimos el Kipling Manotel, un hotel perfectamente situado entre la estación del tren y las tiendas. Precioso, con un muy agradable personal y cómodas habitaciones, ofrece también una increíble relación precio-calidad.

Ginebra es físicamente diversa, con un encantador casco antiguo, un ajetreado distrito comercial y suburbios de hermosa arquitectura, con elegantes fachadas de piedra y hierro forjado.

Visto desde la estación de tren, su agraciado horizonte está cubierto por los Alpes, con las agujas de la catedral en el medio y el chorro de agua que brota de Jet d'Eau, la mayor fuente del mundo, en primer plano.

La prosperidad de la ciudad es evidente en todas partes, desde los hoteles y restaurantes de lujo, automóviles de exclusivas marcas como Jaguar y Mercedes, y las calles salpicadas de opulentas villas.

Aquí encontrarás cosas típicas de Suiza: relojes, chocolates y quesos, todos de primera calidad, junto con palacios brillantes y pintorescos restaurantes que sirven exquisitas fondues y raclettes.

Para el visitante por primera vez, la reacción inicial no es tanto el éxtasis ente los hermosos paisajes, sino más bien una preocupación mundana: "¿Cómo lo voy pagar?".

Sin embargo, las mejores características de Ginebra no tienen precio: caminar a orillas del espléndido lago, recorrer el puerto repleto de yates, admirar la Jet d'Eau, curiosear entre los puestos del mercado - donde encontrarás desde bellas antigüedades hasta perfumadas flores – o pasear por las calles adoquinadas de la Ciudad Vieja.

Hay dos lugares que no puedes dejar de visitar: la Sede de las Naciones Unidas, un imponente edificio de mármol rodeado de verdes parques, y la Catedral de San Pierre, que es a Ginebra como Notre Dame a París.

La ciudad tiene una bien ganada reputación de ofrecer una excelente gastronomía. La cocina está muy influenciada por Francia e Italia, aunque también puedes disfrutar de los deliciosos peces del Lago de Ginebra, así como platos tradicionales suizos acompañados por un buen vino local.

Aunque Ginebra es una ciudad relativamente pequeña, posee una amplia y variada vida nocturna, probablemente debido a su carácter cosmopolita. La mayoría empieza la noche con un aperitivo en uno de los cientos de bares de la ciudad, para luego terminar la noche en los brillantes y exclusivos clubes nocturnos.

 

 
Ciudades...
 
Basilea...
Basilea  
La ciudad universitaria más antigua de Suiza, se distingue por su carácter abierto al mundo. Situada entre: Suiza, Alemania y Francia. >>
Berna...
Berna  
La ciudad de Berna es a la vez capital del cantón del mismo nombre y patrimonio de la humanidad, declarado por la UNESCO. >>
Ginebra...
Ginebra  
Un mundo para sí y un mundo para todos: casi separada del resto de Suiza, en su extremo más occidental se encuentra Ginebra, la cosmopolita. >>
Interlaken...
Interlaken  
Las consonancias latinas del nombre recuerdan los orígenes clericales de la ciudad, que creció “entre lagos”, en torno a un convento. >>
Lausana...
Lausana  
Una ciudad acogedora y cosmopolita con incomparables vistas del Lago Lemán y de los Alpes y de un pasado histórico relevante. >>
Lucerna...
Lucerna  
Bordeada por un escénico lago y rodeada de majestuosos picos nevados, Lucerna parece un increíble paisaje sacado de una postal. >>
Lugano...
Lugano  
Situado sobre las costas del lago Lugano y entre el Monte San Salvatore y el Monte Bre, Lugano es un importante centro financiero. >>
St. Moritz...
Saint Moritz  
La metrópoli de montaña más alta de Suiza, es el paraíso de los esquiadores. Durante todo el año se puede esquiar en Sankt Moritz. >>
Zermatt...
Zermatt  
Zermatt está custodiada por el famoso Pico Cervino, gran prueba para muchos escaladores y generador de muchas trágicas leyendas. >>
Zurich...
Zurich  
La capital del cantón de Zurich se encuentra entre las laderas arboladas del Ütilberg y Zurichberg, junto al recién salido del Lago Zúrich. >>